Posts Tagged ‘caballero Reynaldo’

Ser músico hoy (mi visión de la música o por qué estoy donde estoy) -11-

diciembre 15, 2015

¿Por qué? ¿Para qué? ¿Hasta cuándo?

Talleres.
Una de las cosas que podemos hacer y por las que podemos seguir existiendo como músicos son los talleres.
Hasta hace bien poco ser músico sólo estaba vinculado con las clases particulares para mejorar y aprender a tocar un instrumento pero desde un tiempo a esta parte, supongo que vinculado con el boom de la inversión en formación personal, con el negocio de la formación, se han multiplicado los talleres y las master class. De hecho, hace un año, le comenté a Remi Carreres que podría hacer un taller o una master class con sus conocimientos sobre cacharros y construcción de ruidos. Me explicó que no se veía con las fuerzas para ello, sin embargo me invitó a que quedaramos un día para explicarme alguno de los trucos que sabía.

Como he explicado en anteriores entradas lo que me explicó me ha servido tanto para hacer la banda sonora de La conquista del Oeste como para indagar en cómo meter efectos en la voz.

Hace aún más tiempo le comenté a Caballero Reynaldo que debería hacer un taller sobre como revisar un tema y pasarlo al folk pop que tanto le gusta a él. Reynaldo, directamente, se rió de mí.

Todos tenemos derecho a hacer lo que nos de la gana con nuestro conocimiento, también es verdad que en la música estamos poco acostumbrados a encontrar vías de trasvase, es solo cuestión de tiempo que encontremos la manera y que no resulte tan extraño que empiecen a existir talleres como este que me he creado para la ocasión y que por supuesto pondría en marcha sin duda en cuanto alguna plataforma de difusión y promoción musical estuviera interesada en potenciar:

CONSTRUIR UNA CANCIÓN

La importancia de las letras (y el sonido)

[pincha en la imagen para navegar]

construir una cancion-1

Este tipo de talleres son muy comunes en el mundo del teatro, en el mundo de la narrativa, de la poesía o del cine, pero, extrañamente, en el mundo de la música se limitan a mejorar la técnica para tocar un instrumento, como si para hacer una canción bastase con saber tocar.

Sin pretender parecer pedante, espero que las anteriores entradas hayan dejado claro por el universo musical por el que me muevo, mi taller, como he anunciado más arriba trataría sobre las letras en las canciones. Es un primer boceto de taller, en él también he querido darle importancia al sonido, y quizás pensándolo ahora un poco más tendría que añadir una tercera parte dedicada a la reflexión sobre la estructura de una canción.

Creo que estaría bien que en el mundo de la música dejásemos de pensar en los músicos como personas que solo se realizan en el escenario. El escenario es sin duda una parte fundamental de nuestra vida pero existen otros mundos, mundos que crean sinergias, que crean afición, que crean cantera, que transmiten de forma directa una forma de vivir la música, una forma de sentir la música. Métodos que destrozan la idea deíca del músico y lo convierten en algo más terrenal, cercano. Músicos cerca de las personas que comparten sus conocimientos. Y músicos que a través de los talleres encuentran otra manera de ganarse la vida. ¿Por qué no?

Talleres para que la música heterodoxa alcance su madurez

septiembre 10, 2013

Desde el 2005, cuando la productora Barret se cruzó por mi vida y transformó el Festival Incrustados en el escaparate en un documental audiovisual, mi relación con la creación dejó de ser únicamente musical.

En muchos aspectos fue a partir de aquel momento cuando me di cuenta de que una visión meramente musical de la vida no lograba satisfacerme al cien por cien.

Desde entonces hasta ahora he intentado, en la medida de mis posibilidades, perseguir un aprendizaje multidisciplinar, siendo la narrativa, la dramaturgia y el audiovisual, elementos tan importantes para la creación como la propia música.

Esta voluntad de diferenciación creadora me ha permitido, a lo largo de estos años, forjarme una visión bastante crítica sobre las bases en las que se sustenta la formación musical heterodoxa en comparación a la formación en cualquiera de las anteriormente mencionadas disciplinas.

A diferencia de la narrativa, la dramaturgia o el audiovisual, en la creación musical heterodoxa solo parece existir dos velocidades. La máxima y la Mínima. En medio da la sensación de que no hay nada.

Qué hay en medio en las demás disciplinas, os preguntaréis. Muy sencillo: el aprendizaje.

Los talleres, el trasvase de conocimientos, el intercambio de experiencias son actividades comunes en cualesquiera de las anteriormente
Mencionadas disciplinas.

En la música, no.

Podría centrarme en las causas de que esto sea así, pero me interesa más centrarme en los efectos, que es, a fin de cuentas, lo que logró identificar que falta en el mundo de la música heterodoxa y existe en el mundo de la narrativa, el teatro o el audiovisual.

Una de las cosas que nos hemos perdido y nos seguiremos perdiendo durante mucho tiempo es conocer de primera mano el proceso creativo de aquellos a los que admiramos.

Desde que hago talleres de escritura, ya sea dramática o narrativa, he conocido de primera mano las impresiones de gente tan potente y dispar como Xavier Albertí, Lluisa Cunillé, Paco Zarzoso, Cristina Cerrada, Gabi Ochoa, Xavi Puchades, Rubén Arribas, Jordi Galverán, y este momento Matías Feldman.

Entiéndase, he compartido de primera mano el proceso de creación con creadores, no con críticos.

Otra de las cosas importantes ha sido que estos creadores, a pesar de ser profesionales, a pesar de tener un prestigio, a pesar de vivir de lo que hacen,han sabido encontrar el tiempo para estar cerca de aquellos que quieren aprender y además han sabido, mediante ejercicios e instrumentos pensados para ello, transmitir ese conocimiento a gente más joven, o no, que ellos.

Es importante el tema de la juventud en este punto. Da la impresión de que la
Música heterodoxa es un eterno adolescente sin ganas de crecer, sin ganas de aprender, sin ganas de ser realmente músico, con ganas de quedarse con la estética de la pose y muy pocas ganas de ahondar en el perfeccionamiento de la creación. Si, quizás este sea el mayor problema de la música heterodoxa, que no ha logrado superar la pubertad.

Y por último, una de las cosas que no se concretan por culpa de la falta de todo esto es la imposibilidad de crear un tejido sobre el que asentar una molla sólida de futuros creadores de música heterodoxa capaces de ser cada más y de convertir la música en una filosofía de vida capaz de hacer frente a las leyes del mercado y la mercadotecnia.

Para finalizar, algunas sugerencias de talleres, a los que me apuntaría encantado, para que la música heterodoxa lograse alcanzar su madurez.

Taller I: Crea una canción con Fernando Alfaro

De 10h a 14h
De lunes a jueves
Dos semana

Objetivo: durante los talleres se trabajará sobre las propuestas que aporten los alumnos para que al finalizar el taller hayan conocido el proceso de creación y escritura musical personal de Fernando Alfaro.

Taller II: la importancia de las segundas voces y de la línea de bajo en la música pop. Por Caballero Reynaldo

Taller III: las canciones del Ziggy Stardus de cabo a rabo (para guitarra)
Por Paco Tamarit

Taller IV: las canciones del Ziggy Stardust de cabo a rabo (para piano)
Por Luis Prado

Etc, etc, etc.