Archive for the ‘La Crisis de las Islas de Bienestar’ Category

Lunes

marzo 30, 2009

casa_jardin

Vuelvo a casa tras un tiempo en el balneario. Fui por recomendación de mi terapeuta. Me dijo que debia alejarme durante un tiempo de cualquier aparato eléctrico. Y así lo hice.

Vuelvo y lo primero que hago es encender mi ordenador.

Por supuesto es imposible que lea todos los mensajes que se han acumulado en mi ausencia.

No me importa. Los selecciono todos y los borro.

Automáticamente llega uno que parecía esta a la espera del vaciado de espacio.  Sin asunto, no conozco al remitente. No me importa correr el riesgo de infectar mi ordenador y lo abro, leo lo que sigue, parece un comunicado mental:

Estamos viendo la televisión y creemos que la amenaza está controlada ya que, lo que está pasando por la pantalla es una serie de ficción, pero, nos equivocamos. Vemos la televisión sentados alrededor de ella, formando un círculo, como si fuese una hoguera, somos un grupo de personas. Estamos atemorizados, pero, no sabemos si lo que nos atemoriza es la realidad o la ficción de la pantalla que estamos presenciando.

Llegado un cierto punto sentimos una amenaza. En aquel lugar que parece nuestro hogar hay una gran puerta, y desde ella se sale directamente a un bosque. Somos lo herederos de una civilización híbrida que ha sabido compaginar los adelantos tecnológicos con el respeto de la naturaleza. El bosque está cerca, pero, a diferencia de otras noches, el bosque nos acecha.

Estamos acostumbrados a recibir de tanto en tanto algún ataque de seres indeterminados que viven en el extrarradio de nuestra civilización, pero, estos ataques sólo nos asustan de verdad durante nuestra niñez.

El miedo que ahora sufrimos nace de una sensación abstracta que se va desprendiendo poco a poco de la televisión que estamos observando.

Todos estamos cada vez más inquietos. Tenemos la sensación de que un peligro nos acecha. Tenemos la sensación de una amenaza inminente.

Nos levantamos rompiendo el círculo, nos juntamos con nuestros seres queridos y nos disponemos a escapar. No sabemos de qué.

Encaminamos nuestros pasos hacia la salida principal que da al bosque.

Veo a los primeros que salen atacados por seres que no pertenecen a esta dimensión. Son espectros mortíferos de los que no hay manera de escapar o de esconderse. Tampoco podemos verlos. Tengo que soltarle la mano a aquellos a los que amo. No hay escapatoria para ninguno de nosotros. Intento escabullirme por una falso techo de la sala contigua a la salida, pero, justo cuando me dispongo a desparecer me dan alcance y me matan.


En cuanto acabo de leer el mensaje recuerdo:

La Crisis de las Islas de Bienestar.

¿Tendrá que ver este mensaje con las Islas de Bienestar y su crisis??

Lunedi

febrero 23, 2009

ciudad_espacio

La crisis de las Islas de Bienestar.

Tras varios días sin encender el ordenador, siento un impulso que me fuerza a darle al botón de conexión.
Durante este tiempo que he estado desconectado no he dejado de pensar en una cuestión: ¿esa vida que inicié en el portal de La Crisis de las Islas de Bienestar habrá seguido su curso, o estará esperando a que yo vuelva a conectarme para seguir adelante.
Ésta, y la desaparición de mi amigo Réflect, es la razón última por la que sé que he conectado de nuevo el ordenador.
Ni tan siquiera me preocupo por los mensajes que pueda haber recibido.
Busco el código y entro en el portal La Crisis de las Islas de Bienestar

Sigo en caída libre. A lado de mí puedo ver como otros cuatro cuerpos me acompañan en la caída. A pesar de la velocidad logro reconocer a Brónic(SV)2. Me está haciendo una señal. Me indica que abra los brazos.
Los abro. El traje en el que estoy encorsetado parece estabilizarse con este movimiento. Se frena la caída. Los demás a mi lado también parecen suspendidos en el aire.
Brónic(SV)2 me señala un punto en el suelo. Se lanza en esa dirección. Imito sus movimientos y lo sigo. Justo antes de tocar tierra vuelve a abrir los brazos. Lentamente, aterrizamos en una zona desierta justo al lado de un gran edificio parcialmente derruido.
Oigo a Brónic(SV)2 por el intercomunicador hablar al resto de los componentes de la expedición.
– Doctora Prims, ¿todo en orden?
– El captador de esencias ha sufrido un ligero golpe en la caída, pero, nada importante. Ahora mismo estoy comprobando su funcionamiento.
– ¿Dolar X, Dolar Z?
– Aquí Dolar X. Todo está en orden.
– Aquí Dolar Z. Todo en orden.
– Doctor Kerk, cuando quiera puede iniciar el protocolo para establecer la base. El modulo, una vez le hayamos mandado nuestras coordenadas, descargará el resto del material.

Doy la orden para iniciar el protocolo. Los miembros del comando se quitan los cascos. Llamo a Brònic(SV)2. Antes de que pueda hablar con él, Dolar X y Dolar Z mi informan de que van a hacer una ronda de evaluación de imprevistos. La Doctora Prims también se interpone entre Brónic(SV)2 y yo. Me informa de que va a empezar con la instalación del laboratorio.
Por fin logro quedarme a solas con el androide. Antes de que pueda decir nada me dice:
– Debes centrarte en la misión, si llegas hasta el final obtendrás la respuesta que buscas.

Me siento agotado. Aprieto el ESC.

Mercredi

febrero 18, 2009

sheepdreamstz4sheepdreamstz4

La Crisis de las Islas de Bienestar.

– Doctor Kerk, estamos llegando a nuestro objetivo. El módulo de desplazamiento nos dejará fuera del edificio, nos lanzará en vuelo libre en medio de la ciudad en cuanto de la orden.

Miro hacia el lado del que proviene la voz. Veo un androide. Es él el que me está hablando. Acierto a pronunciar las siguientes palabras:

– Infórmeme de la situación.- En la solapa del uniforme del androide logro leer: Brónic(SV)2

– La Doctora Prims está en su puesto y dispuesta para el lanzamiento. También los dos miembros del SupraEjércitoMentalmenteArmado están a punto.  Sólo necesitamos que de la orden.- Miro mi muñeca. En una pulsera de metal adivino unos signos que parecen marcar una cuenta atrás.- Si no da la orden tendremos que esperar otra vuelta completa del satélite y quizás para entonces ya sea demasiado tarde.- Doy la orden. No logro entender que tiene que ver toda esta situación con la búsqueda de mi amigo: Réflect. Se abre ante mi una trampilla. Salgo propulsado hacia el exterior. Siento que caigo a una velocidad de vértigo. Aterrorizado pulso el ESC.

Vuelvo a estar frente a la pantalla de mi ordenador. Tengo la boca reseca. Mi mail está lleno de mensajes. No me detengo a mirarlos. Sé que en el buzón no hay nada de lo que busco.

Apago el ordenador.