E,e,e,s,es,p,p,p,pa,pa,ñi,ñi,ñi,o,o,o,o,l,l,l.

Quedo con Micalet y Hugo para comer, comida de empresa de Navidad, Pau So no puede venir pero al final viene Pau Aracil. Es una comida de empresa abierta. Es el día siguiente de las elecciones catalanas y este es el tema de conversación de toda la comida. Luego, cuando Micalet se va a recoger a sus hijas, el tema vira hacia modelos de guitarra. Hugo se quiere comprar una nueva y Pau sabe mucho de eso.

No es la primera vez que hablamos de este tema, difícil eludirlo siendo como somos animales políticos.

Doctor: vamos, vamos, abre la boca, empieza por la primera letra: E. Mira haz como yo: E, eeeee, venga vamos, Eeeeeeeeeee, abre más la boca, venga, vamos, eso es.

Micalet habla de irse de este país. Hugo de que el proceso catalán nos ha puesto frente a frente al pequeño nacionalista que llevamos dentro. A mí esto me jode, toda la vida huyendo del sentimiento de patria para acabar oyendo que hay un nacionalismo que esta por encima de mí debido a mi posicionamiento con respecto al procés.

Lo he dicho por activa y por pasiva más de una vez, creo en el derecho a la autodeterminación de los pueblos. Puedo imaginarme una España sin Cataluña o sin el Pais Vasco pero también puedo imaginarme una España con Cataluña y con el Páis Vasco.

Doctor: vamos, muy bien, muy, eso es, ahora la S, venga, Esss,sss,ssss, muy bien eso, coge aire. Venga así continua. Essss, esssssss, essssssssssssss.

Uy, qué he dicho, puedo imaginarme a España sin Cataluña o el País Vasco… Uy, qué he dicho, puedo imaginarme a España con Cataluña o el País Vasco.

Uno de los efectos del Procés es que me he visto obligado a posicionarme, y este posicionamiento, de alguna manera, viene impuesto del exterior, no puedo estar en ambos lados tengo que decantarme

Si me decanto por la segunda opción (puedo imaginar una España con Cataluña o con el País Vasco) tengo que reconocer que existe en mí un sentimiento nacionalista español (eso me decía Hugo). Para el primer caso (una España sin Cataluña o el País Vasco) el tema es distinto ya que tendríamos que afrontar la desaparición del concepto España tal y como lo conocemos y tendríamos que ver cómo se llama lo que queda y dónde quedo yo si no soy ni catalán ni vasco.

Doctor: Vale, vale, vamos con la P, Eeeeeessssssssss, ssssss, muy, muy bien, sigue, p, p, p, p, Esssspppppp.

Lo mío no es lo de sentirme orgulloso por pertenecer a un lugar que no va más allá de lo que ven mis ojos, me cuesta encontrar una definición de lo que para mí es pertenecer a una tierra, un grupo de personas, un pueblo. Sin embargo he vivido en el extranjero y allí fuera es donde el lugar de donde vienes te define. Ah, ¿eres de Valencia? Eres español, lo pone en tu pasaporte, tu aspecto es mediterráneo, tu lengua viene del latín, podrías ser Italiano pero al venir de Valencia, está aceptado por los convenios internacionales, eres español.

Doctor: ahora la A, aaaaaaaa, venga, abre la boca aaaaaaa, eeeeeeesssssssssssspppppppppppaaaaaaaaaaa. Venga, que casi lo tienes.

Cuando me han preguntado en el extranjero lo he dicho como una mera característica más de mi ser, vengo de España, soy español, así, con minúsculas, sin sentimiento, sin orgullo, con indiferencia, no es algo que ponga por delante cuando hablo de mi, a lo mejor es algo anticuado pero me siento más bien europeo que Español, y me siento más de Nazaret (barrio de Valencia donde vivián mis abuelos) o de Noguera (pueblo de Teruel donde paso los veranos desde pequeño) que de La Comunidad Valenciana o de Valencia.

Quiero que quede claro esto ya que es difícil resolver de dónde se siente uno, qué nacionalidad tiene uno, de dónde quiere ser. Si me sincero conmigo mismo, lo que más hubiese deseado, desde los 18 años, habría sido vivir en París. Haberme convertido en ciudadano francés y haber pasado el resto de mis días en aquella ciudad. Ahora tendría que estar aguantando el auge del Frente Nacional y del terrorrismo islamista (como en todos lados), pero, bueno, oye, viviría en París.

Doctor: vale, vale, vamos, que ya lo tienes, la más difícil, la Ñ, ñññ, vamos a ponerle la I que si no no suena, ñiiiiiii, ññññiiiiii, ñiñññiiiiñiiii, Eeeeeeeeeeessssssss, esssssssssspppppp, essssssppppppppaaaaaaaaaaañññiiñiññññññiññiñññiñiñiñi.

El caso es que caso es que por razones que no vienen a cuento, aquí estoy, en Valencia, en pleno siglo XXI y en medio de un problema de legitimación del Estado Nacional en el que vivo.

Tengo que rebuscar en mí mismo algún sentimiento que explique porqué — y ahora sí que he de sincerarme y aquí es donde Micalet decidió que prefería irse de este país y fue cuando Hugo me dijo que tenía que reconocer al pequeño nacionalista que hay en mí  — me cuesta imaginar un estado Español sin Cataluña y el Pais Vasco.

Siempre que llego a este punto pienso en Zapatero, hizo muchas cosas mal y una bien: conseguir unir a los “españoles” en un concepto de España dentro del que podían encajar tendencias que en principio parecían encontradas: una España Federal que fuera un continente de las diferentes inquietudes nacionalistas que la integran. Por qué no puede existir una España que contenga el País Vasco y la nación catalana. El Reino Unido es la unión de unas cuantas naciones bajo un mismo paraguas (ahora Escocia se quiere separar y ha podido hacer un referéndum). Micalet cuando hablé de esta posibilidad, además añadí el término república, sí, por qué no podemos pensar en un República Federal Española, la R.F.E, me dijo que eso era una utopía y que no iba a pasar nunca, que el prefería irse del País. Hugo insistía en que este posicionamiento dejaba entrever el pequeño nacionalista español que hay en mí. Que fea es la palabra, leche, nacionalista, prefiero la multiculturalidad de Zapatero.

Doctor: vamos, vamos que ha pasado lo peor, ahora ya no se te escapa, vamos a por la O, ooooo, essssss, esssssspppppppp, essssssspppppppaaaaaañiiiiiiñiññiñiñiñiñiññiñiñiññiññiñiiiiiiiiiiiiiiiiiooooooooooooooo.

Vale, ya estamos llegando al final. Vale, Hugo, tienes razón, hay un pequeño nacinoalista en mi que defiende un concepto concreto de España, un concepto de España donde Cataluña y el Pais Vasco están dentro, vale, lo admito, admito que prefiero ese concepto de Epaña, lo admito ya que si no soy Catalán o Vasco, por obligación, así lo marcan los Convenios Internacionales, tendré que pertenecer a algún lugar, no es el mejor de los lugares pero geográficamente es el que me ha tocado. Soy Español a pesar de lo que pueda pensar al respecto, como decía Errejón: de dónde voy a ser leche, ¿de Holanda?

Ahora bien, ¿de qué España soy? No me metas en el saco de los militantes del PP o de Ciudadanos. Yo creo en la tercera vía, creo en otra España, creo en un estado plurinacional y creo en la autodeterminación de los pueblos. También creo que en la recuperación de la memoria histórica y que España, la antigua le debe una disculpa a los vencidos. Creo en una España plurilingüe. Aún así, aunque todo esto pasara, aunque España se convirtiera en un potencia cultural, capaz de la autocrítica, aunque España consiguiera esos logros humanistas de los que cada vez esta más alejada, tendría muchos problemas para sentirme orgulloso de ser español, ya que el orgullo patrio, el orgullo nacional, no va con mi carácter, creo en la abolición de las fronteras, creo en un mundo de individuos sin fronteras. ¿Es esto tan difícil de comprender? ¿Hemos reducido nuestra ambición como humanidad hasta tal punto que necesitamos delimitar y redefinir de nuevo donde están nuestras fronteras y qué somos cómo país? Vamos para atrás, entonces. Estamos cada vez más lejos del objetivo.

Doctor: Esssssspañññññiiiiññiiiñññiiiooool, dilo conmigo, soy Español, soy español.

Yo: Soy, soy, sooooooooooy, eeeeeeeessssssssssspppppppppppañol. Soy eessssspppppañññiiñiñiñiol. Esssseesssssssspppppppaaaaaañoooooooooooollllllll.

Vale, vale, soy español, pero ya que estoy obligado a serlo vamos a redefinir el concepto España, ya está bien de que España pertenezca a los que sacan aireados la bandera, ya está bien de que se apropien del significado y el significante. Ya que estamos condenados a definirnos como tales, ya que hay un pequeño nacionalista español en mí, vamos a hacer que el concepto España sea el de todos y no el de unos cuantos herederos de tradiciones franquistas. Yo también salí a celebrar la victoria de la selección en las Eurocopas y el Mundial y no tengo nada que ver con ellos. Y ellos no eran los únicos que tenían derecho a celebrar esas victorias. No volvamos a ceder nuestro espacio huyendo de este país. Ya no estamos en guerra (de momento), no nos pueden obligar a abandonar el barco otra vez, no debemos rendirnos sin ofrecer resistencia y defender lo que también es nuestro. Se lo debemos a nuestros antepasados.

YO SOY ESPAÑOL

(aunque preferiría ser recordado como CIUDADANO DEL MUNDO).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: