Lunes

casa_jardin

Vuelvo a casa tras un tiempo en el balneario. Fui por recomendación de mi terapeuta. Me dijo que debia alejarme durante un tiempo de cualquier aparato eléctrico. Y así lo hice.

Vuelvo y lo primero que hago es encender mi ordenador.

Por supuesto es imposible que lea todos los mensajes que se han acumulado en mi ausencia.

No me importa. Los selecciono todos y los borro.

Automáticamente llega uno que parecía esta a la espera del vaciado de espacio.  Sin asunto, no conozco al remitente. No me importa correr el riesgo de infectar mi ordenador y lo abro, leo lo que sigue, parece un comunicado mental:

Estamos viendo la televisión y creemos que la amenaza está controlada ya que, lo que está pasando por la pantalla es una serie de ficción, pero, nos equivocamos. Vemos la televisión sentados alrededor de ella, formando un círculo, como si fuese una hoguera, somos un grupo de personas. Estamos atemorizados, pero, no sabemos si lo que nos atemoriza es la realidad o la ficción de la pantalla que estamos presenciando.

Llegado un cierto punto sentimos una amenaza. En aquel lugar que parece nuestro hogar hay una gran puerta, y desde ella se sale directamente a un bosque. Somos lo herederos de una civilización híbrida que ha sabido compaginar los adelantos tecnológicos con el respeto de la naturaleza. El bosque está cerca, pero, a diferencia de otras noches, el bosque nos acecha.

Estamos acostumbrados a recibir de tanto en tanto algún ataque de seres indeterminados que viven en el extrarradio de nuestra civilización, pero, estos ataques sólo nos asustan de verdad durante nuestra niñez.

El miedo que ahora sufrimos nace de una sensación abstracta que se va desprendiendo poco a poco de la televisión que estamos observando.

Todos estamos cada vez más inquietos. Tenemos la sensación de que un peligro nos acecha. Tenemos la sensación de una amenaza inminente.

Nos levantamos rompiendo el círculo, nos juntamos con nuestros seres queridos y nos disponemos a escapar. No sabemos de qué.

Encaminamos nuestros pasos hacia la salida principal que da al bosque.

Veo a los primeros que salen atacados por seres que no pertenecen a esta dimensión. Son espectros mortíferos de los que no hay manera de escapar o de esconderse. Tampoco podemos verlos. Tengo que soltarle la mano a aquellos a los que amo. No hay escapatoria para ninguno de nosotros. Intento escabullirme por una falso techo de la sala contigua a la salida, pero, justo cuando me dispongo a desparecer me dan alcance y me matan.


En cuanto acabo de leer el mensaje recuerdo:

La Crisis de las Islas de Bienestar.

¿Tendrá que ver este mensaje con las Islas de Bienestar y su crisis??

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: